Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

7 ene. 2016

Algunos rizos y nada de oro

Pendientes que no lo he inventado, una ilustración de la época que demuestra que tengo razón. Y la cuestión es así...


Este cuento, escrito por Eleanor Muir en 1831 es básicamente el que todos conocemos (pruebo del plato, me acuesto en la cama, ya imaginas todo lo demás…) pero la encantadora nenita es en el original una viejecita antipática y fea, que tiene la mala suerte (cosas del karma) de dar con unos osos pendencieros que al agarrarla infranganti le pegan fuego.

Como suele suceder, las gentes del siglo XIX es legendaria por su dureza. La anciana no se muere así que los osos deciden ahogarla o al menos intentarlo (que ya son ganas de complicarse la vida teniendo garras, colmillos y siendo tres) dado que esto tampoco funcionó, se devanaron los sesos y optaron por empalarla en un campanario, definitivamente  les pareció la mejor opción.

A la final, la señora salta por la ventana se parte el cuello y se convierte en comida para osos...

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading