Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

21 may. 2015

Doméstico Man

A Doméstico Man le quedaba un mes de vida. Tenía el orgullo de ser poseedor de una de las enfermedades más extrañas y fulminantes del mundo. Los médicos le habían desahuciado y abandonado a su suerte. Sólo le quedaba rezar.


Un día le propusieron, como única salida para engañar a la muerte, congelarlo. Le despertarían cuando la ciencia tuviera una respuesta a su extrema dolencia. Y así sucedió, pasaron muchos años y Doméstico Man fue reanimado de su letargo. 

Cuando estuvo lo suficientemente despierto, preguntó si ya estaba curado. Unos científicos de batas blancas, le comunicaron que a pesar de haber pasado años aún la ciencia no tenía respuesta. Lo habían despertado para pasarlo a otra cámara congeladora moderna, con una autonomía propia para otro montón de años. 

Antes de pasar al letargo, pudo ver las maravillas de aquel mundo futuro y no comprendió como aún no habían encontrado la solución a su enfermedad, en una civilización que prácticamente había terminado con todos los sufrimientos que atormentan al ser humano. Una vez más fue animado a dormir en una confortable cápsula en donde pasaría no se sabe cuanto tiempo.

Un día volvió de nuevo a la vida, abrió los ojos y se encontró una braza de madera a medio quemar al lado de unas pieles de animales que le rodeaban. Un fuego situado junto a él le daba un calor reconfortante. Intentó levantarse pero no pudo, sus piernas aún estaban medio dormidas.

Se percató de la presencia de un hombre sentado junto a la hoguera, tenía un extraño tocado de plumas en la cabeza. Le dijo que era el chaman de la tribu, que habían encontrado su cápsula y otras más, pero que el único cuerpo con vida era el suyo.

El mundo había sufrido un cataclismo cuando una estrella del cielo cayó a la Tierra. Había pasado un bojote de años dormido y ahora volvía al principio. Moriría en un mes, no tenía salvación. 

Explicó sus dolencias a aquel hombre arrugado y con plumas en la cabeza. Este asintió con la cabeza, se levantó y volvió al rato. Le hizo beber un grumoso y repugnante brebaje elaborado a base de hierbas del bosque y le dijo, "¡Ya está!"... 

¿Ya está?... Pensó Doméstico Man para sus adentros. El mes que viene moriré. 

Y llegó el mes que viene y dijo lo mismo "el mes que viene moriré"...

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading