Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

15 nov. 2014

La gata loca



Krazy Kat (también conocido como "Krazy & Ignatz") es una tira de prensa, creada por George Herriman, que se publicó en periódicos estadounidenses entre 1913 y 1944. Apareció por primera vez en el diario New York Evening Journal, propiedad del magnate de la prensa William Randolph Hearst. Hearst fue un profundo admirador de la obra de Herriman y mantuvo la tira en sus periódicos durante 20 años, a pesar de no gozar con demasiada aceptación entre el público.

Ambientada en un idealizado condado de Coconino, Arizona, habitual lugar de vacaciones de Herriman, Krazy Kat es una peculiar mezcla de surrealismo, inocencia y romanticismo, y está dotada de un lenguaje tan poético y avanzado para su tiempo y su época que ha hecho las delicias de aficionados y críticos a lo largo de más de ochenta años.

La tira se centra en las aventuras del gato Krazy y del ratón Ignatz. Krazy es un gato de sexo indefinido, unas veces aparece como gato y en otras como gata. Ignatz es un ratón muy gruñon que es su amor no correspondido, que la aborrece y siempre le lanza ladrillos a la cabeza, con una más que excelente puntería. Sin embargo, Krazy interpreta los ladrillazos como actos de amor. A su vez, el ratón Ignatz tiene que estar en la cárcel de Coconino, una prisión construida, como no podía ser de otra manera, de ladrillos. Tanto los dos protagonistas como el resto de personajes que pueblan el universo de la serie son animales antropomórficos.

Krazy Kat se podría definir como la repetición recurrente de un mismo esquema: A ama a B, B ama a C y C detesta a A y odia (al parecer) a B. A es el oficial Pupp, un perro policía perdidamente enamorado de Krazy, que sería B, un gato de sexo indefinido que a su vez ama locamente a C, un ratón llamado Ignatz que no para de tirar ladrillos a la cabeza de Krazy (que ella interpreta como señales de amor) y en permanente conflicto con el oficial Pupp, que encarcela una y otra vez al ratón para proteger al gato que ama; a pesar de que es consciente de que el gato solo tiene ojos para su amado ratón Ignatz.

Es difícil decir si el oficial Pupp siente amor pasional o solo paternal hacia el gato, o si la insistencia de Ignatz en acribillar a ladrillazos a Krazy es señal de auténtico odio. El sexo indefinido de Krazy conllevó acusaciones de homosexualidad, mientras que el deleite con el que Krazy soporta ladrillo tras ladrillo hizo pensar a más de un crítico en sadomasoquismo

Todo ello bajo el barniz de que son animales de especies diferentes, y por lo tanto su amor sería, en principio, imposible.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading