Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

10 dic. 2016

Feo, ¿Y qué?

Aunque son pocos los que aceptan abiertamente su fealdad, hay casos extremos e ineludibles. Rostros, cuerpos, y formas que por simples convenios estéticos universales no calan en los patrones conocidos de la lindura y la belleza globalizada.


Sin embargo, ser feo no siempre es un problema, por el contrario, puede ser el mejor trampolín para alcanzar el reconocimiento público.

Según parece, desde que las cosas son como son, la perfección y proporción, han sido los pasaportes necesarios para tener el mundo a los pies.

Pero los feos ya vienen reclamando sus derechos y las cosas no terminan de ser como parecen. Ser feo es una casualidad.

Cierta loca coincidencia entre los genes que definen la apariencia del ser humano, más el entorno cultural, establecen lo agradable o repugnante del gusto de cada quien.

Aunque vivimos bajo el reino de la imagen, en el fondo, a mucha gente el asunto de la fealdad le parece más bien una cualidad perfecta.

Los bonitos solo tienen el físico, pero los feos poseen simpatía e inteligencia. Casi siempre son dulces, agradables y sobre todo muy graciosos.

El orgullo feo sacude la creencia de que la belleza es en si misma un don. Y ni hablar de lo que puede hacer con el mito del encanto simétrico de los tipos de hermosura.

En el fondo, quizás, la fealdad sea un asunto de conciencia. Los únicos feos son los que creen serlo...

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading