Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

6 ene. 2015

La vida en pareja

La vida en pareja en el Universo Marvel
Ya es hora de superar el síndrome “Lois Lane”, y dar el paso definitivo 
al matrimonio para los héroes.

El primero en arriesgar tal situación fue Stan Lee, aunque, posteriormente, otros autores han seguido el camino que abrió el padre de los superhéroes. Incluso ha habido quien se ha adentrado en el tenebroso mundo de las relaciones extramaritales.

Marvel nació en la década de los sesenta. ¿Qué quiere decir eso? Que los valores sociales eran muy distintos a los que vivimos en la primera década del siglo XXI.

Cuando se iniciaron las publicaciones Marvel en España (por parte de la desaparecida editorial Vértice) todos los cómics llevaban este anuncio en las portadas.

Te avisaban que las ilustraciones contenían temáticas violentas y/o sexuales (aunque si habéis tenido la oportunidad de leeros las Bibliotecas Marvel os parecerá ridículo, hoy día).

Bien es cierto que aparecían señoras y señoritas con trajes ajustados, pero las relaciones entre personajes iban de la relación pura y platónica de Peter Parker y Betty Brant a la de matrimonios idealizados e ideales como Reed y Susan.

No obstante, las relaciones entre hombres y mujeres en los cómics se han ido adaptando a los tiempos, y han ido cambiando tanto como los personajes en sí.

Vamos a repasar cronológicamente estas relaciones de pareja (dentro y fuera del matrimonio) en el seno del universo Marvel. Y, respetando la forma de vida de los sesenta, comenzamos por la primera boda:

1965. Fantastic Four Annual 3.

REED RICHARDS y SUSAN STORM se casan, con invitados tan particulares como los Vengadores, la Patrulla X, Nick Furia o los propios creadores de la serie (Stan Lee y Jack Kirby) a los que, curiosamente, se les niega el acceso al evento por no estar en la lista de invitados.

A pesar de que varios autores se han empecinado con crear crisis en la pareja, de momento parece que es el matrimonio más sólido y estable de Marvel. Y es que con dos niños en el mundo, se les hace muy cuesta arriba el separarlos sin incurrir en lo “políticamente incorrecto”.

Un poco más tarde (enero de 1969) le llegaría el turno a otra pareja que tenía unidas sus vidas desde el inicio de sus aventuras en Tales to Astonishing, HANK PYM y JANET VAN DYNE.

Los artífices de este matrimonio serían Roy Thomas y John Buscema. El evento tendría lugar en el Avengers v.1 #60. Esta no era una boda muy esperada, pero si ha sido la pareja a la que han rodeado más los escándalos y los varapalos. Desde convertir a Hank en un pelele obsesionado por la culpa de crear a Ultrón, hasta los filtreos de Jan con distintos componentes de los Vengadores, pasando por los distintos intentos de recomponer la estabilidad de la pareja, que se iban al traste con cada cambio de guionista.

La tercera boda que voy a recordar sucedió en abril de 1971. En esta ya se empezó a germinar la semilla de las bodas extrañas.

Y es que después de muchas dudas de si era traidora o no, LADY DORMA pasa a casarse con el príncipe NAMOR.

La gracia de la historia estuvo en que Dorma no era ella misma, sino una Llyra ardiente de venganza y ansias de poder, transmutada en el cuerpo de la novia.

Al final, Dorma muere, pero consta en los documentos como esposa de Namor, con lo que el plan de Llyra de reinar sobre los atlantes se va al infierno, y Namor pasa de esposo a viudo en cuestión de minutos.

Aunque hayamos empezado con bodas, ya por estos años comienzan las relaciones sexuales fuera del matrimonio. Así, la VIUDA NEGRA pasaba a formar pareja de DAREDEVIL, no solo en la cabecera de serie, sino como pareja de hecho que NO estaba casada (1972). Vivían juntos y se entendía que tenían relaciones, aunque no los viésemos acostados en ninguna viñeta.

Tampoco el CAPITÁN AMÉRICA tenía inconvenientes en irse a una isla perdida conSHARON CARTER, con la que no estaba casado (noviembre de 1972, saga del otro Capitán América).

También el DOCTOR EXTRAÑO vivía “en pecado” con la brujita CLEA (junio de 1974, Dr. Extraño v.2 nº1), y MARC SPECTOR (CABALLERO LUNA)compartía mansión con su amada MARLENE.

La inocencia de un lustro atrás se estaba perdiendo, y las relaciones se establecían sin que tuviesen que ser “relaciones formales con fines matrimoniales”, de ahí que la lectura fuese para “LECTORES ADULTOS” (mature readers).

Siguiendo con las bodas, en septiembre de 1974 nos llegaría la dePIETRO MAXIMOFF (MERCURIO) con CRYSTAL de los Inhumanos, en un giro que rompía definitivamente la relación entre la muchacha y Johnny Storm.

Era el Fantastic Four v.1 #150 y sus autores fueron Gerry Conway y Rich Buckler. Otro matrimonio que autores posteriores se han empeñado en destruir, a pesar de existir una hija por medio (hemos de recordar que Crystal es actualmente la consorte de Ronan el Acusador Kree).

Al año siguiente (1975), en el Giant-Size Avengers #4 se casaba su hermana, WANDA MAXIMOFF, la BRUJA ESCARLATA (que digo yo, que si son hijos de Magneto definitivamente, porque no los llamamos Lensherr) con el androide VISIÓN. La historia no le hizo ninguna gracia a Mercurio, y se dedicó a odiar al androide y a despotricar de su hermana y de esa relación cada vez que podía.

Esta boda tuvo también la curiosidad de ser doble… y un poco extraña, ya que, por un lado, se casaban la bruja y el androide, y por otro, la Madonna Celestial y el Cotati, o lo que es lo mismo,MANTIS con el ESPADACHÍN, villano venido a héroe que poco antes había muerto para salvarla, y, en un extraño giro de acontecimientos, su cuerpo inerte es utilizado por el Cotati para la unión con la Madonna.

Bruja, androide, Madonna (que es como se le llama a la Virgen María en Italia), una planta en el cuerpo de un muerto, Steve Englehart y Don Heck. Ingredientes de un cóctel bastante extraño. Evidentemente esto no tenía pinta de llegar a buen puerto.

No obstante, Wanda y la Visión llegarían a engendrar dos hijos. Pero este asunto lo aparcaremos, porque todavía están coleando las consecuencias de tamaña barbaridad.

Las relaciones sexuales fuera del sacrosanto matrimonio empezaron a mostrarse más gráficamente, a partir de la aventura incestuosa de Carol Danvers en el Avengers #200 (octubre de 1980). En esa ocasión,Ms. MARVEL quedaba embarazada de su propio hijo en uno de esos follones espacio-temporales que tanto marean. Estos son algunos ejemplos de como estaban cambiando las cosas. Sin embargo, no es hasta cerca de los noventa que empiezan los problemas de infidelidades conyugales más intensamente.

En estos años aparece en los cómics un personaje femenino que dará mucho que hablar. FELICIA HARDY, la GATA NEGRA es una villana enamorada de SPIDER-MANque conseguiría el anhelo de tener una relación de pareja con su héroe, tras la desaparición de escena de la tercera novia de Peter, MARY JANE (estuvo precedida por Betty Brant y Gwen Stacy). Juntos tuvieron una tortuosa relación muy similar a la que 8 años antes habían mantenido Natasha Romanoff y Matt Murdock. Al final, la relación de perdió y volvió la pelirroja.

La siguiente pareja oficiada no llegaría hasta tres años después (1983), pasando por la vicaría Marvel otro de los componentes de los Vengadores. Aunque realmente no sabemos si fue en la vicaría, una iglesia, o la boda fue al más puro estilo Las Vegas, porque en la primera miniserie dedicada a Ojo de Halcón, éste se fugaría con la recién aparecidaPájaro Burlón (Mockingbird) y en la última viñeta aparecían ya casados y compartiendo un baño de espuma. El autor de guión y dibujo, Mark Gruenwald.

Otra boda se celebró este año. La boda de Gata Infernal (Patsy Walker, casada y divorciada de un tal Buzz, boda vista en forma de flashback en Avengers v.1 #144) con Damien Hellstrom (el hijo de Satán), dato que le he de agradecer a la memoria enciclopédica de mi amigo BIBLIOTECO. La boda transcurrió en The New Defenders #125 (noviembre 1983).

La pareja se iría al traste al no poder evitar Damien las consecuencias de su herencia demoniaca.

En enero de 1984 nos esperaba otra boda, que aunque deseada, no era la que los fans soñaban.

Unos meses antes, y tras haber perdido a Jean Grey, en la vida de Scott Summers aparecía MADELYNE PRYOR, un clon de su novia muerta (en ese momento no se sabía) con la que terminaría teniendo un hijo (Nathan Summers, alias Cable).

El caso es que aunque, por un lado, podíamos ver a Scott y a Jean unidos, no era la verdadera Jean. Todo indicaba que en algún momento la relación se iría al garete.

En la siguiente ocasión, los que se retrataban en la vicaría eran Rayo Negro y Medusa. Era otra de las bodas esperadas por el fandom desde los inicios de la Marvel.

El acontecimiento tuvo lugar en el Fantastic Four annual #18 (1984) de la mano de Mark Gruenwald y Mark Bright, con un prólogo de John Byrne que enlazaba la boda con los hechos transcurridos durante la muerte de Jean Grey.

Esta es otra pareja que se mantiene contra viento y marea (bueno, salvo lo ocurrido en la miniserie “Guerra de reyes”, acontecimiento que ha modificado el estado civil de Medusa).

Dos años después les tocó el turno a Bruce Banner y Betty Ross (o Betty Talbot, ya que ella se llegó a casar con un militar, Glenn Talbot, del que más tarde se separó) en el Incredible Hulk v.1 #319 de 1986, a cargo de John Byrne, como autor completo.




Ese mismo año (1986) tocó otra boda extraña. La de Johnny Stormcon Alicia Masters. Sí, sí. La que fuera la novia de la Cosa de toda la vida se casaba con La Antorcha (Fantastic Four v.1 #300). Esta situación dio algo de juego, pero con el tiempo desvarió en una situación rocambolesca, en la que se descubría que “esta” Alicia no era tal, sino una skrull llamada Lyja, enviada a espiar a los 4F y que acabó por enamorarse de Johnny.

Lo más gracioso de todo es que tuvieron un huevo, digo un hijo… bueno, lo cierto es que fue un huevo. No sé si es que los skrulls son ovíparos o es que la mezcla del adn humano y skrull diera lugar a semejante aberración. Al parecer (y según lo visto en Secret Invasion: Fantastic Four) el matrimonio perdura.

Un año más tarde, en 1987, las puertas del ayuntamiento (observen que tan solo la de Banner fue en una iglesia) se abrirían para la boda más sonada de este universo. Se casaba, ni más ni menos, que el perdedor por excelencia.

Spider-man, el ícono Marvel durante muchos años, tomaba de la mano a su eterna Mary Jane (ante la ausencia de una buena Gata Negra que echarse a la cama) y daba el SÍ quiero, en el Giant-Size Annual Spider-man #21, por obra y arte de David Michelinie y Paul Ryan. Junto con el de Reed y Susan, éste parecía de los matrimonios más estables. Habían superado muchas y diversas crisis, y siempre de forma positiva. Eran un ejemplo para la otra boda a la que forzarían (la de Clark y Lois) y para los otros matrimonios. Pero no contaron con Joe Quesada.

Diez matrimonios rotos de doce realizados… Marvel debía de plantearse el poner un bufete de abogados para llevar casos de separación. Pero la cosa no queda ahí.

Es también en estos años (1986-87) que Scott Summers abandona a su esposa Madelyne Prior y a su hijo, por su amor resucitado, Jean Grey.

Este es el mismo Scott Summers al que, por obra y arte de Jim Lee, se le caía la baba con una transformada asiáticamente Mariposa Mental, o el mismo que mantenía “rollitos mentales” con Emma, siendo pareja de la misma Jean (ya en la etapa Morrison).

Esta situación acabaría con la muerte de Madelyne (en la sagaINFERNO) y el restablecimiento, dentro de los límites morales, de la pareja mutante por excelencia.

Pasarían unos cuantos años (1994), antes de que esta boda se celebrase, pero al fin, Scott Summers y Jean Grey unirían sus vidas en el X-Men v.1 #30, el cual se agotaría rapidamente. Sus autores, Fabian Nicieza y Andy Kubert.

El resumen de esta relación sería: Ella murió. El se casó con un clon de ella. Tuvieron un hijo. El abandonó al clon y al hijo cuando ella volvió de la muerte. El clon se volvió bruja. Al hijo se lo llevaron al futuro.
Todavía más raro que la boda de los cuatro Vengadores. Pero esta boda sí que satisfizo a los fans.

De hecho, las promesas duraron, hasta que cierta telépata de pelo blanco se encaprichó con el niño de los ojos rojos. Hoy nadie echa de menos a Jean, ya que todos babean con Emma, pero en su momento fue una boda muy emotiva.

Cierto es que no se divorciaron, sino que a ella la volvió a matar Xorn/Magneto… pero es otro matrimonio que no existe ya.

Este mismo año (1994) disfrutamos mucho con otra boda del universo, pero esta vez ninguno de los dos eran superhéroes… Sí. Mal que le pese a algunos, Rick Jones solo tuvo poderes en la guerra Kree-Skrull y en la saga Avengers Forever. Pero su boda con Marlo en el Incredible Hulk #418 fue memorable, como lo fue la despedida de soltero en el número anterior, guionizados inteligentemente porPeter David y soberbiamente dibujados por Gary Frank. También se iría a hacer puñetas este matrimonio al declararse Marlo bisexual y manifestar que se había enamorado de Dragón Lunar, la misma Dragón Lunar que terminaría como pareja estable de la hija del Capitán Marvel, Phyla.

Pero para bodas extrañas la que nos deparó el Wolverine v.1 #126 (julio de 1998), donde asistimos a la boda de Logan y Víbora, más conocida como Madame Hydra.
Logan le debía un favor a Seraph (una enana amiga de su época en Madripur, y Víbora le necesitaba como consorte para controlar los bajos fondos de dicha isla. Muchos no conocen este enlace, que hace poco tiempo, terminó con un divorcio amigable por ambas partes.

Era la vuelta de Chris Claremont a la colección del mutante canadiense y le acompañó a los lápices en este número un Leinil Francis Yu que en nada se parece al que nos ha “regalado” la Secret Invasion.

Al margen de estas últimas bodas, paralelamente ( y dependiendo de cómo se le cruzaban los cables a ciertos guionistas) teníamos de vez en cuando algunas relaciones esporádicas entre héroes, de las que más de uno hemos renegado.

Por ejemplo, estuvo el escarceo entre Wanda Maximoff yWonder Man (Avengers v.3, 1998-2001), que casi fue un trío, debido a las inseguridades que mostraba La Visión (recordad que el androide se empecinaba en dejar libre de promesas a Wanda, asumiendo que desde que lo desmontaron había perdido todo sentimiento, incluido los que no quería mostrar hacia su esposa) o el del Capitán América y Wanda Maximoff. (Captain America & the Falcon vol.1 #5, septiembre 2004), con el polémico beso entre ambos.

Otra relación esporádica y extraña fue la mantenida por Jennifer Walters (SHE-HULK) y Cain Marko (JUGGERNAUT) en el Uncanny X-Men #435 (febrero 2004)
¿¿¿HULKA Y JUGGERNAUT??? Qué fuerte… y nunca mejor dicho.

Esta misma Jennifer Walters acabaría pasando por el altar y se casaría con el hijo de J. Jonah Jameson, el astronauta JOHN JAMESON, alias el hombre lobo (no confundir con Jack Russell), en un matrimonio en el que sucedió casi de todo.

De todas formas, la vicaría seguía funcionando. Y en esta época, tuvimos una portada con la boda de un superhéroe que nadie sabía que existía, pero al que nos colaron en una historia extraña que justificara el que todo el universo lo hubiese olvidado.

Sí, señores, hablamos del Vigía, y de los Nuevos Vengadores. El detalle es que la boda no se vería en el cómic sino que sería un flashback de portada, magistralmente dibujada por John Romita Sr. (New Avengers v.2 #8 de agosto de 2005.)

Al año siguiente, en otra colección con vínculos vengadores, podríamos ver doble revolcón de villanos y héroes. Por un lado, el de Calavera y la hija de Craneo Rojo (Captain America v.5 #15, abril 2006):

Y, un número más tarde, en Captain America v.5 #16 (mayo 2006) vemos el de Steve Rogers y Sharon Carter (éste con mucho más morbo y con posteriores consecuencias).




Este mismo 2006, y nuevamente en un colección de Vengadores, volveríamos a escuchar sones de campanas, que tañerían en honor a laboda de LUKE CAGE y JESSICA JONES (Powerman y Joya). Curiosa en sí misma, porque Luke fue un héroe de alquiler y un tipo que siempre se había pasado por el forro todo tipo de normas. Fue en el New Avengers annual #1.

Y una de las bodas que más expectación ha levantado en Marvel, ha sido la protagonizada por Ororo Munroe, aliasTormenta, con el rey de Wakanda, T’Challa, más conocido por Pantera Negra. Esta la vimos en la colección del marido, Black Panther #18 (agosto de 2006), guionizada por Reginald Hudlin y dibujada por Scott Eaton.

Y, al margen de bodas oficiales, también hemos tenido muchas relaciones de cama (algunas verdaderamente aberrantes) con la que guionistas y dibujantes nos han sorprendido. Relaciones, algunas de ellas, cogidas por los pelos, haciendo montar en cólera a más de un aficionado al cómic. Y también, por qué no decirlo, innecesarias, porque han servido más de relleno en ciertas tramas que para aportar algo verdaderamente significativo.

Empezamos por aquella que vimos entre una Wanda Maximoff que no sabe que fue la Bruja Escarlata y un Clint Barton recién resucitado en busca de respuestas a su muerte y resurrección (New Avengers v.2 #26).

Al margen de los rollitos situados en la actualidad, están los que nos llegan en forma de flashback, como por ejemplo, la relación entre Bucky (soldado de invierno) y Natasha… o Natalia, como él la llama:




A Hank Pym (que ha pasado de estar muy enamorado de Janet, a abofetearla, a juntarse, a separarse de ella…) no le fue nada mal, antes de la muerte de su ex:




Otro rollito reciente, éste:




Otros dos que nadie sabía que estaban “muy encariñados” eran éstos:




Y otro más de nuestro amigo Clint Barton, que ha llegado de su muerte más vivo que nunca, está vez con la amiga Eco:




Y ahora, el peor “rollito” de toda la historia del universo Marvel, aquel que nos hizo aborrecer a Joseph Michael Straczynski y a toda su casta. Porque si algo puede ser verdaderamente repulsivo en un cómic es ver como el peor villano contra el que ha tenido que luchar uno de los héroes más nobles, se “beneficia” a la novia de éste.

Si algunos todavía tienen reparos, que no vean la siguiente imagen, donde se aprecia a NORMAN OSBORN en la cama con GWEN STACY (Amazing Spider-man #512):


Y esto es todo. Con unas estadísticas que demuestran el por qué Marvel teme a las bodas de personajes (el 85% acaban separadas por distintas causas), dejamos el tema por hoy, que todavía me duele la “operación Mefisto” imbuida por el virus BDN (Brand New Day).

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading