Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

5 dic. 2014

1917

Foto: El uso de gas venenoso en la Primera Guerra Mundial 
La guerra de gases (1915-1917)

El 22 de abril de 1915, en Ypres, Bélgica, una extraña niebla cubrió apróximadamente 6 km., del campo de batalla, porque los alemanes lanzaron gases venenosos, compuestos de cloro, desde unos cilindros que emplazaron en sus trincheras. Muchos franceses lograron huir, pero más de cinco mil murieron asfixiados ese día.

En el verano de 1917, los alemanes emplearon la iperita o gas mostaza que, además de producir lesiones al ser inspirada, penetraba en la ropa y atacaba la piel, causando ampollas, inflamaciones y destrucción general de los tejidos. Durante el resto de la guerra, los otros bandos también usaron iperita, con la que produjeron mayor número de bajas que con las armas de fuego.
El uso de gas venenoso en la Primera Guerra Mundial 
La guerra de gases (1915-1917)

El 22 de abril de 1915, en Ypres, Bélgica, una extraña niebla cubrió apróximadamente 6 km., del campo de batalla, porque los alemanes lanzaron gases veneno. EComienza el uso de gas venenoso en la Primera Guerra Mundial. La guerra de gases (1915-1917)

El 22 de abril de 1915, en Ypres, Bélgica, una extraña niebla cubrió apróximadamente 6 km., del campo de batalla, porque los alemanes lanzaron gases venenosos, compuestos de cloro, desde unos cilindros que emplazaron en sus trincheras. Muchos franceses lograron huir, pero más de cinco mil murieron asfixiados ese día.

En el verano de 1917, los alemanes emplearon la iperita o gas mostaza que, además de producir lesiones al ser inspirada, penetraba en la ropa y atacaba la piel, causando ampollas, inflamaciones y destrucción general de los tejidos. Durante el resto de la guerra, los otros bandos también usaron iperita, con la que produjeron mayor número de bajas que con las armas de fuego.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading