Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

14 nov. 2014

Octubre 15, 1922


En 1922 ocurrió un incidente que despertó el interés público y que luego llegaría a formar parte de la apología del partido nazi. Las autoridades de la ciudad de Coburgo habían decidido celebrar el Día Alemán, un festival folclórico para animar la vida rural alemana. La ciudad estaba controlada por el marxismo y carecía de todo interés...

Hitler y su partido fueron invitados al festejo (algo sorprendente por parte de quienes controlaban la ciudad, conociendo su tendencia política), que se iba a celebrar en la localidad de Coburgo, entre el 15 y el 16 de octubre de 1922, el cual le ofrecía la plataforma pública que tan desesperadamente necesitaba para promocionar su incipiente agrupación.

Las fuerzas del orden de la ciudad marxista estaban lejos de alegrarse cuando se dieron cuenta de lo que iba a caer sobre el cuidadosamente controlado festival de Coburgo. Se envió a un capitán de la policía para recibir al tren y advertir a los nazis de que no podían entrar en la ciudad enarbolando banderas ni con música de la banda, porque era contrario a lo establecido. El oficial fue ignorado por Hitler, y el Partido Nazi desfiló en formación. Ocho imponentes bávaros que llevaban equipos y medias alpinas salieron de la comitiva y escoltaron a Hitler y a sus hombres de confianza; estos eran Max Amann, Hermán Hesser, Dietrich Eckhart, Christian Weber, Ulrich Graf, Alfred Rosenberg y Kurt Ludecke.

Había corrido la voz de que los nazis se acercaban, y una multitud, compuesta por varios miles de personas, trató de cortar su avance. Uno de sus integrantes marxistas empezó a lanzar proyectiles, provocando una pelea que duró cerca de 15 minutos. Entonces ocurrió algo curioso, porque la muchedumbre comenzó a pasarse a los nazis, los cuales iniciaron la marcha hacia la ciudad. Hitler pronunció una conferencia aquella tarde en el ayuntamiento, a la que asistieron los duques de Coburgo, convertidos más tarde en activistas nazis.

Aquel Parteitage (Día del Partido) sería trascendental, pues los primeros cuatro estandartes Deutschland Erwache(«Alemania despierta») fueron consagrados a lo largo del Campo de Marte con otras banderas del NSDAP.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading