Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

31 oct. 2014

Las fresas de la amargura


Esta película, también llamada Fresas y sangre, nos cuenta la historia de una revuelta estudiantil de los años sesenta, basada libremente en el libro homónimo, el cual trata sobre las protestas que ocurrieron en 1968 en la Universidad de Columbia, USA. Simon (Bruce Davidson), estudiante que está ingresando en la universidad, es indiferente a las arengas de los líderes estudiantiles y a la posterior toma de un edificio de la Universidad. Para conocer a la hermosa Linda (Kim Darby), que sí estaba involucrada en las protestas, se incorpora al movimiento. A lo largo de la historia se suceden escenas de la protesta, con algunos diálogos interesantes por parte del grupo de estudiantes que la lideran, y escenas de la historia de amor subyacente entre Linda y Simon. Finalmente los jóvenes son forzados a desalojar las instalaciones universitarias que habían ocupado ilegalmente, gracias a una brutal intervención policial, mientras cantaban Give peace a chance, de John Lennon.

No se trata de una película que descolle en la filmografía de EUA, pero aún así recibió el Premio del Jurado en el Festival de Cannes de 1970. En su momento, sin embargo, fue muy taquillera, al menos aquí en Venezuela. Jóvenes melenudos, con blue jeans raídos y actitud desenfadada, asistían masivamente a las funciones acompañados de las muchachas vestidas a lo Janis Joplin. La sola banda musical del filme justifica su visionado. Canciones de Neil Young y de Joni Mitchell, entre otros, coronan esta icónica producción representativa de la protesta estudiantil de los turbulentos años sesenta y principio de los setenta. Época en la que aparecieron la píldora anticonceptiva, el amor libre, la minifalda, el movimiento hippie, el libre tránsito y consumo de drogas y las protestas estudiantiles. La Guerra de Vietnam fue, en gran medida, el leitmotiv de las protestas en el país norteño. Los jóvenes protestaban porque no deseaban la participación de USA en tan absurda guerra; también protestaban por la libertad que no habían conquistado a plenitud, la igualdad de derechos de los negros, y por otras cosas, entre ellas la violencia policial.

La juventud es rebelde por naturaleza. La rebeldía parece ser inmanente a la juventud. Y no solo es natural que así sea, es deseable. Esa rebeldía, ese desacuerdo con el establecimiento, es lo que, a la postre, genera los cambios históricos que se van sucediendo en las sociedades. Quizás algunos cambios no sean para bien, pero otros sí lo son.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading