Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

15 mar. 2016

El nombre de la rosa

Este es el exitoso best-seller con el que Umberto Eco alcanzó fama mundial en el año 1980, tuvo una buena adaptación cinematográfica pocos años después, protagonizada por Sean Connery y Christian Slater. A mí, El nombre de la rosa, me ha dejado un sabor agridulce difícil de explicar. Continúo ahora mismo con mi justificación...


Lo primero de todo, la espesura de la novela. El nombre de la rosa no es una lectura ligera, eso lo puede intuir cualquiera. Pero en este caso me parece que  esta historia excede los niveles de lo asumible para cualquier lector medio. Quién sabe, quizá me he acostumbrado demasiado a la lectura ágil y sencilla de novelas más actuales y comerciales. El caso es que es pesada, y no solo físicamente.

Lo segundo, es que el libro emana erudición en estado puro. Es uno de los libros más cultos que he leído ni leeré nunca. Los datos con los que adorna Eco toda la novela son apabullantes y los temas de los que trata, poco conocidos pero brillantes. No nos olvidemos de las incontables frases y citas en latín que barren la novela (en mi edición están sin traducir). En el tema histórico, es como si de alguna manera pensaras que el autor se ha inventado los hechos históricos que cuenta. Nada de eso. La novela es fiel a la realidad de los hechos que narra fuera de la ficción de la historia principal.

Lo tercero, el hándicap de las dos tramas argumentales. Una, la principal, trata sobre unos misteriosos crímenes que los dos protagonistas tratan de resolver y en la que se basa la película que tuve la ocasión de ver antes de leer el libro. La segunda trama, secundaria, es una espesa historia sobre las herejías que se daban en Italia en el siglo XIV. Ante mi conocimiento de la trama principal, el aliciente de la segunda trama ha supuesto más bien poco. Y creo que por eso la novela no me ha gustado y me ha resultado pesada.

Porque sí, El nombre de la rosa es una novela genial, bien escrita, bien narrada, con buenísimos personajes, bien ambientada, bien todo. Pero pobre de mí, lector incauto e inculto, que se me ha hecho cuesta arriba mientras la leía. Creo que ha tenido que ver bastante mi conocimiento de la historia principal, que es de lo mejor que he leído pese a conocerla de antemano. Pero he sufrido lo indecible para llegar a la última página, sobretodo en la primera mitad de la novela.

Qué te ofrece este libro: una novela irrepetible, con un nivel cultural altísimo y erudito. Un mosaico de historias que se encuentran en una misteriosa abadía y en los intrincados pasillos de su biblioteca. Una novela que no debe pillarte desprevenido, porque puede que no la termines. Si no te gusta El nombre de la rosa, lo entiendo. Si te encanta, lo entiendo también.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading