Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

8 abr. 2015

¿De dónde proviene el nombre de los países hispanoamericanos?

mapa del mundo
¿Alguna vez os habéis preguntado de dónde provienen los topónimos?
Los topónimos o nombres propios de lugares son el resultado de la historia del lugar al que designan. Surgen por distintos motivos, pero suelen estar relacionados con alguna característica del sitio o algún suceso importante allí acontecido. Sin embargo, existe una gran cantidad de topónimos que no parecen tener un significado claro...


Bolivia debe su nombre a su primer presidente: Simón Bolívar. Colombia se llama como tal en honor a Cristóbal Colón (que curiosamente nunca estuvo allí). La República Dominicana recibe su nombre por el de su capital (Santo Domingo), que proviene de Santo Domingo de Guzmán, fundador de los dominicos. No obstante, en un principio los españoles la bautizaron como La Española, que hacía referencia a la isla que forma junto con Haití.

No está claro de dónde proviene Perú, pero podría deberse al hecho de que el cacique Birú dijo su nombre cuando los conquistadores españoles preguntaron por el de las tierras, de modo que estos decidieron darle el nombre que actualmente todavía ostenta.

El Salvador viene del nombre cristiano de Jesucristo. Nicaragua honra al héroe Nicarao (un famoso cacique de la época). Costa Rica debe su denominación al navegante español Gil González Dávila por sus yacimientos de oro y su gran riqueza.

Colón eligió el de Honduras, debido a la profundidad de sus costas, y también el primero que tuvo Puerto Rico en 1493, San Juan. Sin embargo, este último cambió más adelante por motivos desconocidos, aunque los aborígenes siempre se refirieron a él como Borinquén.

Para terminar, Venezuela es un topónimo que debe su procedencia a los exploradores europeos Alonso de Ojeda y Américo Vespucio, quienes creían que las edificaciones que los indígenas habían construido alrededor del Lago Maracaibo se parecían a las de Venecia. Por eso el nombre es un diminutivo, «pequeña Venecia».

El topónimo de Chile parece no tener nada concreto que le haya dado lugar. Sin embargo, es posible que provenga de la palabra quechua chili (límite del mundo), de la palabra aymara tili (Finis Terrae), de la palabra mapuche tchili (nieve), o de la palabra araucana chillie (profundidades).

El de Cuba puede que venga de la palabra cubanacan (lugar central), que proviene del taíno; o de la palabra cuba en el idioma de los indios siboney (montaña). Da la casualidad de que en un inicio se iba a llamar Fernandina por el rey Fernando el Católico.

El de Ecuador viene por su localización geográfica, ya que se encuentra justo sobre la línea del Ecuador (esta procede de la palabra latina para «iguales»: equos).

El  nombre de Guatemala proviene del término náhuatl quauhtlemallan, que quiere decir «tierra de muchos árboles»; curiosamente es el nombre que los guerreros Tlaxcaltecas le dieron a la región.

El de Guinea Ecuatorial surge de la palabra negro en lengua bereber: aguinaoui.

Hay varias posibles explicaciones sobre la procedencia del de México: podría ser por las palabras en nahuátl para «Sol» (tonatiu), «Luna» (metztli) u «ombligo» (xlicti), aunque también por el nombre de una hierba del lago Texcoco. Sin embargo, se cree que es debido al nombre que se dieron los aztecas a sí mismos (mexicas), que hacía referencia a su dios de la guerra Mexitli.

También para Panamá hay varias posibles razones: puede proceder del árbol Panamá o de la palabra indígena cueva (lugar de abundancia de peces).

Al igual que los dos topónimos anteriores, el de Paraguay tiene varias posibilidades; puede derivar de la palabra de una tribu para «agua de los payaguaes» o de los términos para «río coronado de palmas»: paragua e -i. Sin embargo, lo más probable es que proceda del nombre del río Paraguay.

Asimismo, Uruguay proviene del río Uruguay. Una de las posibilidades es que provenga de la unión de las palabras guaranís para: «pájaro», «que proviene de» y «agua» (uru, gua e y respectivamente), por lo que significaría «río de los pájaros». Otra opción es que lo haga del término del mismo idioma «río de moluscos».

Argentina debe su nombre al hecho de que las piedras preciosas y la plata se transportaban por el río de la Plata desde Perú. Así, proviene de la palabra latina argentum, cuyo significado es «tierra de plata», ya que además estos fueron los terrenos por los que fueron los españoles para encontrar los yacimientos de plata de la región de Potosí (Bolivia).

El nombre de España tiene su origen en la confusión de los fenicios cuando vieron los conejos de la península y creyeron que eran hyraxes (animal típico de África y Asia conocido como «conejo de las rocas»), motivo por el que denominaron al lugar «tierra de hyraxes» que derivó al latín a la palabra hispania.

Brasil desciende de la palabra empleada por los portugueses para el árbol tropical «palo Brasil», típico de este país. Canadá lo hace del algonquino k´anata, que se traduce como «pequeño asentamiento». Estados Unidos debe su nombre a la Constitución de 1776.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading