Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

5 dic. 2014

Las crónicas del Sin Nombre

Las crónicas del Sin Nombre (en francés, Chroniques de l’innomé) es una serie de historietas realizadas por Luis García Mozos a los dibujos y Víctor Mora a los guiones para la revista francesa Pilote entre 1973 y 1980.

No es casualidad que uno de los primeros cómics de autor para adultos de Víctor Mora y el primero como ostentador de la autoría intelectual y con libertad total para Luis García se publicara en una revista francesa. 

Pilote, a principios de los setenta, era un referente cultural para la historieta de autor, una puerta abierta a la intelectualización del medio como soporte de mensajes adultos. De alguna manera, Pilote recogía el espíritu reivindicativo de una historieta convulsa, experimental, en búsqueda de su mayoría de edad, iniciado en Francia e Italia durante los sesenta, década en la que los cómics estaban en la universidad y eran objeto de sesudos análisis por parte de semiólogos como Umberto Eco; en la que una institución tan sibarita como el Museo del Louvre les había abierto las puertas; en la que revistas como Phénix o Linus estudiaban sus estructuras gráficas y narrativas ejerciendo esa crítica que precede a todo arte institucional... Un movimiento social y cultural cuyos ecos llegaron a la España gris y fueron escuchados y seguidos con atención por algunos autores que, como Enric Sió, encontraron respuesta a sus preguntas cruzando los Pirineos.

También Víctor Mora y Luis García se dejaron seducir por ese canto de sirenas, rompiendo con esquemas arcaicos pero más seguros, siguiendo la estela de poemas machadianos («Caminante no hay camino, se hace camino al andar; al andar se hace camino, y al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar»).


No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading