Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

30 oct. 2014

Dos hombres

Tenia de nacimiento un ojo verde azulado que recordaba los mares tropicales, el otro negro. Alguien en algún lugar había dicho que los ojos son el espejo del alma. Tal vez en su caso había acertado de lleno. Su mirada era en esencia el reflejo de su existencia.

Desde que tenia memoria,  sabia que era un ser dividido, que caminaba por el centro del rió sin experimentar verdadero interés por ninguna de las dos orillas. Se sentía atraído por ambas, y al mismo tiempo rechazado, sin pertenecer realmente a ninguna.

Un hombre que no tiene color, un hombre en el cual ni siquiera los ojos lograban ser del mismo color. Dejo sus pensamientos en la frescura y la penumbra, no encontraba el sol.

En pocas horas su vida se trastorno, experimentaba la sensación sofocante de gesticular bajo el agua, en la mas profunda oscuridad, sin el consuelo de poder seguir las burbujas para poder emerger a la superficie. Su regreso desintegro todo lo que consideraba certezas. Los recuerdos llegaban uno a uno a reclamar su lugar en el presente.

Esta solo en sus disfraces y en sus noches insomnes. ¿Hay perdón?. Lo embargo un sentimiento de haber atravesado la existencia a tientas, sin comprender nada de lo que sucedía en su entorno, tan seguro de su interpretación como para excluir de la manera mas absoluta que podía haber otras cosas, no solo mas probables, sino mas posibles.

Cada hombre tiene un hermano que es su copia exacta. Es mudo, ciego y sordo, pero dice, ve y lo oye todo. Llega en el día y desaparece por la noche, cuando la oscuridad vuelve a llevarlo bajo tierra, a su verdadera morada. Basta con encender un fuego y esta de nuevo ahí, bailando a la luz de las llamas, dócil a las ordenes y sin posibilidad de rebelarse.

Esta de pie en una pared cuando el sol se lo permite, yace en la tierra por que se lo ordena la luna, esta pegado a sus pies sin poder marcharse nunca.

Ese hombre es la sombra mía, esta conmigo desde que nací, cuando pierda la vida, la perderá conmigo sin haberla vivido nunca.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading