Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

6 jun. 2016

Las fresas de la amargura

El cine es ensueño, es música. No hay forma de arte que vaya más allá de la conciencia ordinaria como lo hace el cine, directamente a nuestras emociones. No se trata de una película que descollé en la filmografía de EUA, pero aún así recibió el Premio del Jurado en el Festival de Cannes de 1970.


En su momento, sin embargo, fue muy taquillera, al menos aquí en Venezuela. Jóvenes melenudos, con blue jeans raídos y actitud desenfadada, asistían masivamente a las funciones acompañados de las muchachas vestidas a lo Janis Joplin. La sola banda musical del filme justifica su visionado.

Esta película, también llamada Fresas y sangre, nos cuenta la historia de una revuelta estudiantil de los años sesenta, basada libremente en el libro homónimo, el cual trata sobre las protestas que ocurrieron en 1968 en la Universidad de Columbia, USA.

La juventud es rebelde por naturaleza. La rebeldía parece ser inmanente a la juventud. Y no solo es natural que así sea, es deseable. Esa rebeldía, ese desacuerdo con el establecimiento, es lo que, a la postre, genera los cambios históricos que se van sucediendo en las sociedades. Quizás algunos cambios no sean para bien, pero otros sí lo son.

ste filme, que no es una obra maestra ni se le acerca, representa la frescura de la protesta juvenil, de la lucha contra el statu quo, del combate por la libertad, la justicia, la equidad, la igualdad en el acceso a las oportunidades y los derechos de los individuos, tantas veces allanados arbitrariamente por los gobiernos y su totalitario «monopolio de la violencia». 

Para quienes éramos jóvenes en ese entonces, la música de esta película es parte del repertorio que atesoramos de esa época. De manera que uno recuerda este filme con nostalgia y afecto. Una muy buena realización de Hollywood contra el establishment, hecha en el momento histórico justo en que debía hacerse.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading