Blog de humor en serio y otros aderezos, donde la inteligencia trata de sobrevivir en el país del disparate...

Licencia

Licencia de Creative Commons
Este Blog cuyo autor es Jerjes Ascanio está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de http://elentrompe.blogspot.com/.
Licencia libre.

Marquesina

He aqui la construcción de una realidad soñada, sin ángulos rectos, donde las coordenadas se anulan, lo onírico es un buen escenario y el azar es protagonico...  Gracias por tu visita...
gadgets para blogger

29 nov. 2014

Calimero

Calimero vive en una casa con un patio cubierto de rosas y una fuente en forma de querubín que al encontrarse encendida despide agua por el pipí. 

Los vecinos elogian la casa de Calimero, comentan la holgura de sus ventanales o la admirable cordialidad con que los rayos del sol avanzan durante el día por las diferentes habitaciones. 

Pero Calimero sólo tiene ojos para esa solitaria costra de pintura que la humedad alojó en el techo de la habitación donde Calimero pasa las noches sin dormir, temiendo que de un momento a otro el cielo raso le caiga encima, asunto que hace de Calimero una persona desdichada. 

“Mi vida es una porquería”, reflexiona Calimero, concentrado en su pedazo de infierno, por lo que su señora, Priscilla, intenta reanimarlo con amorosas insinuaciones. Pero Calimero reprocha la negligencia de Priscilla, tan insensible, qué sabe ella de las agitaciones del alma cuando ha pasado la vida junto a una hornilla o cosiendo botones caídos. 

Calimero se le echa en cara a Priscilla, ella no responde, situación que lo hace sentir ignorado y terriblemente abatido, ahora con dos desdichas de que ocuparse. 

A donde vaya Calimero lleva la costra en sus pensamientos, ya sea asociada a una nube, malquerencia o chicle bajo la suela del zapato. Toma entre manos su versátil desventura con el mismo interés de quien encuentra un raro caracol en la playa, se detiene en sus grietas y matices, se lo lleva al oído para dejarse seducir por esa oscura tormenta interior que le confirma que no es hora de echarse al mar, que lo ata sutilmente a la orilla. 

Cuando Calimero regresa a casa y vuelve la mirada al techo de su habitación para contemplar el origen de su miseria, descubre lo inesperado. La costra ya no está ahí. Priscilla, su mujer jura no haberla removido. 

Calimero nada a la deriva al percibir que un cosquilleo de felicidad asciende por la boca de su estómago. Acorralado por la buena fortuna, huye despavorido al patio, donde el sol lo abraza en una ráfaga de bienestar que amenaza con instalarle una sonrisa plena. 

A punto de renunciar a su destino, Calimero ve que un feo manto de moho trepa por entre las alas del querubín de la fuente...

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, regresa nuevamente, saludos...

Imprimir

Loading